LOS PROCESOS DE MADURACIÓN EN EL AMBIENTE FACILITADOR


La teoría de la relación entre progenitores-infante

Al infante le ocurren cosas buenas y malas que están totalmente fuera
de su alcance. La infancia es el período en el cual todavía está en
proceso de formación la capacidad de recoger los factores externos en
el ámbito de la omnipotencia del infante. El yo auxiliar del cuidado
materno le permite vivir y desarrollarse a pesar de no ser aún capaz
de controlar o de sentirse responsable por lo bueno y malo del
ambiente.
EL INFANTE Y EL CUIDADO MATERNO, JUNTOS FORMAN UNA

UNIDAD.

La razón principal por la cual en el desarrollo infantil el infante por lo
común llega a ser capaz de dominar al ello, y el yo capaz de incluirlo,
es el hecho del cuidado materno. Mientras el yo materno instrumenta
el yo del infante y de ese modo le da poder y estabilidad. Habrá que
examinar cómo se produce este proceso y también como el yo del
infante llega finalmente a liberarse del yo auxiliar de la madre, de
modo tal que el niño se desliga mentalmente de ella, consiguiendo
diferenciarse en un self personal separado.
La estructuración del yo hace posible la angustia a partir de la tensión
instintiva o de la pérdida de objeto. En esta etapa temprana la angustia
no es angustia de castración, ni de separación; se relaciona con algo
totalmente distinto, y de hecho constituye angustia de aniquilación.
Una mitad de la teoría de la relación progenitores-infante tiene que ver
con el infante: es la teoría del recorrido del infante desde el principio
de placer hasta el principio de realidad, y desde el autoerotismo hasta
las relaciones objetales. La otra mitad de la teoría de la relación
progenitores-infante se refiere al cuidado materno, es decir, a las

cualidades y los cambios de la madre, que satisfacen las necesidades
específicas y el desarrollo del niño hacia el que ella se orienta.
En esta parte del estudio la palabra clave es la dependencia. Los
infantes no pueden empezar a ser sino en ciertas condiciones. Los
infantes llegan a ser de modo diferente, según las condiciones
favorables o desfavorables. Al mismo tiempo, esas condiciones no
determinan el potencial de la criatura.
El potencial heredado incluye la tendencia al crecimiento y desarrollo y
para desarrollarse debe estar vinculado al cuidado materno.
El cuidado materno satisfactorio que en realidad significa el cuidado
parental satisfactorio puede dividirse aproximadamente en tres etapas
que se superponen:
a) Sostén.
b) La madre y el niño viven juntos. El infante no conoce la función
del padre (ocuparse del ambiente para la madre).
c) Padre, madre e infante viven juntos.
El SOSTÉN se lo emplea para denotar no solo el sostén físico del
infante, sino también toda la provisión ambiental anterior al concepto
de vivir CON. Esta expresión implica relaciones objetales y que el
infante emerge de su estado de fusión con la madre, o su percepción
de los objetos como externos al ser.
Desarrollo del infante durante la fase de sostén : el proceso primario,
la identificación primaria, el autoerotismo, el narcicismo primario.
El yo pasa de un estado no integrado a una integración estructurada.
Si el desarrollo es sano, en esta etapa se logra lo que podríamos
llamar “estado de unidad”. El infante se convierte en una persona, en
un individuo por derecho propio.
Como continuación del desarrollo aparece lo que podría denominarse
“membrana limitadora” que equivale a la superficie de la piel y que
ocupa una posición intermedia entre le “yo” y el “no-yo” del infante. De

modo que este empieza a tener un interior y un exterior y un esquema
corporal.
Durante la fase de sostén se inician otros procesos; el más importante
es el alborear de la inteligencia y el comienzo de la mente como algo
distinto de la psique. Allí se inicia la historia de los procesos
secundarios y del funcionamiento simbólico así como de la
organización de un contenido psíquico personal, que da base al soñar
y a las relaciones de vida.
El paso siguiente en el desarrollo es la capacidad para las relaciones
objetales. El infante pasa de una relación con un objeto concebido
subjetivamente a una relación con un objeto percibido objetivamente.
Este cambio está estrechamente ligado con la evolución del infante,
que deja de estar fusionado con la madre y se separa de ella o se
relaciona con ella como algo separado y “no-yo”.
DEPENDENCIA
Es la fase de sostén el infante se encuentra en dependencia máxima.
La dependencia puede clasificarse:
 Dependencia absoluta: no tiene control de lo que está bien o
mal. Sufre o no la perturbación.
 Dependencia relativa: el infante se da cuenta de la necesidad
que tiene de los detalles del cuidado materno.
 Hacia la independencia: el infante logra pasar menor tiempo sin
cuidado real gracias a la acumulación de recuerdos de cuidado y
a la proyección e introyección de detalles de cuidado del
ambiente. Un elemento importante es la comprensión intelectual.
EL AISLAMIENTO DEL INDIVIDUO
Self central o verdadero: puede decirse que es el potencial heredado
que experimenta una continuidad del ser y adquiere a su propio modo
y a su propia velocidad una realidad psíquica y un esquema corporal
personales.

La FUNCIÓN DEL CUIDADO MATERNO. El sostén incluye
especialmente sostener físicamente al infante, lo que es una forma de
amar, quizás la única con la que la madre puede demostrarle amor a
su hijo. Todo esto contribuye al desarrollo de las primeras relaciones
objetales.
La base de la satisfacción instintiva y de las relaciones objetales es la
manipulación, el manejo y el cuidado generales del infante que,
cuando todo marcha bien, se dan por sentados con mucha facilidad.
Se ha observado sobre todo en madres que han tenido varios hijos
que poseen tal dominio de todo lo que debe hacer una madre que no
les dan el espacio a los niños para que puedan expresar su necesidad
y por ende, no se instala la espera ni el deseo en ellos. Podríamos
pensar que es una madre suficientemente buena pero en realidad está
haciendo algo peor que castrar al infante. Al niño le quedan dos
alternativas: permanecer en un estado de fusión con la madre o un
rechazo total hacia la madre incluso aparentemente buena.
Los CAMBIOS DE LA MADRE. Se producen cambios que hay que
observar tanto en la mujer embarazada como la que ha tenido un bebé
hace poco tiempo. Estos cambios al principio fisiológicos inician el
sostén del bebé en la matriz.
La madre desvía hacia el bebé que crece dentro de ella una parte de
su sentido del self. Se trata de una identificación proyectiva. Esta
identificación dura un cierto tiempo después del parto y a continuación
va perdiendo gradualmente importancia.
Lo importante es que a través de su identificación con el infante la
madre sepa cómo se sienta la criatura y pueda proporcionarle casi
exactamente lo que necesita en el modo de sostén y en la provisión de
un ambiente.
Con “el cuidado que recibe de su madre” cada infante está en
condiciones de tener una existencia personal, y así empezar a
establecer lo que podría considerarse una continuidad de ser”. Sobre
la base de esta continuidad de ser se desarrolla gradualmente el
potencial heredado, hasta constituir al infante individual.

Scroll al inicio